Relatos de viaje, guías prácticas, consejos para hacer pan por el camino y reflexiones de chichinabo.

28. Malaria

La (odiosa) burocracia ha hecho imposible continuar con el viaje. Pero a veces cuanto peor, es mejor. De haberme permitido la entrada en Nigeria, probablemente la enfermedad se habría manifestado allí. Quién sabe lo que habría ocurrido, pero lo que es seguro es que no me encontraría ante el problema de decidir cuál de los tres platos posibles quiero que me sirvan para cenar en este hospital muniqués.

SIGUE LEYENDO
27. Seis, Dios mediante

Los requisitos para solicitar las visas no están pensados para los que viajamos a nuestro aire. Siempre quieren fechas, reservas de hotel, billetes de avión, referencias de locales que respondan por ti y otras cosas por el estilo que te obligan a mentir. Me equivoqué dando una fecha muy tardía para mi entrada en Congo Brazzaville y he llegado a la frontera demasiado pronto, pero no quiero esperar más, voy a intentar entrar ya.

SIGUE LEYENDO
26. Monsieur le blanc

Se están acercando en mi espejo retrovisor. Son tres en la misma moto que acabo de adelantar. Vienen muy pegados y, de repente, noto cómo empujan mi moto hacia un lado. Obviamente, intentaba pasar demasiado cerca y uno de los dos pasajeros ha tenido que separarnos. Van riendo, disminuye la velocidad hasta que vuelvo estar a su altura. Entonces, claramente, el de atrás empuja la bolsa que llevo sobre la parrilla.

SIGUE LEYENDO
25. Las reglas del juego

El Club Naval de Luanda está en La Ilha, una especie de apéndice estrecho que queda enfrente del skyline luandés. Hacia el otro lado, hay playa y puesta de sol, a la que acudo ya casi como un rito cada día, a tomar un par de latas de Cuca que encuentro cerca, frías y baratas, y a repasar lo que he hecho y lo que queda por hacer.

SIGUE LEYENDO
24. Una de cal

De la playa donde me fumé el puro hay que salir por un camino que alterna cantos rodados y arena fina y buenos desniveles. De aquí, a una carretera perfecta y, de nuevo, cuando acaba, 200 km de pista machacada por camiones que la Pili soporta mejor que yo, que llega prácticamente hasta la siguiente ciudad importante.

SIGUE LEYENDO
23. La ausencia de problemas

«Tu problema es la ausencia de problemas» es una frase que me habrá dicho mi padre tantas veces como rapaz, buruají, cartapafio o gaznápiro. Puede que sea así. Eso explicaría el cacao mental de últimamente.

SIGUE LEYENDO
22. Como pollo sin cabeza

Cada día de las últimas semanas he contemplado y, a veces, determinado, varias direcciones por las que seguir el viaje, que han ido desde su finalización hasta la vuelta al punto de partida. Varios amigos me han hablado de una crisis a los tres meses de viaje (cumplidos el 17 de abril). Si estas dudas se deben a una “crisis de los tres meses” no lo sé. Lo que sí sé es que la goma del émbolo de la cocina se ha roto y no puedo cocinar.

SIGUE LEYENDO
21. Me fumo un puro

Vuelven a oírse los gruñidos de los hipopótamos a escasos metros de la tienda y, sin embargo, esta vez el efecto que producen es muy distinto. Ahora estoy a orillas del Zambezi, que va hasta arriba, poco antes de precipitarse Cataratas Victoria abajo, pero estoy en Namibia.

SIGUE LEYENDO
20. Planteamientos

Seguramente, hoy no es el mejor día para tomar decisiones. Estoy cansado y ayer hice la tontería de beber un poco más de la cuenta, así que arrastro la resaca y la fatiga de no haber dormido mucho y de los últimos días de moto, sol, lluvia y poca comida. Sin embargo, tengo que tomar una decisión rápido porque se me acaba el tiempo, pero no estoy seguro de estar interpretando bien lo que ha pasado en los últimos días.

SIGUE LEYENDO
Cargar más
Visita la tienda
Por cada pegatina vendida
3 ud.
de arepa de Colombia
crossmenu