Guías, Pan—17.04.2023

Receta—Pizza vaga sin horno

Para hacer pizza sin horno cuando estás de camping, te lo puedes currar un poco y preparar una masa como esta y poner encima lo que más te guste. Pero, para esos días de capricho e indolencia, que sepas que también te puedes apañar una versión vaga con cuatro cosas del supermercado. Por el poco tiempo que lleva prepararlas y lo baratas que salen, después de comerlas seguro que, como Chus Lapreave en Amanece que no es poco, marcarás la casilla «satisfactorio».

Para eso vamos a tirar de una masa preparada de empanadillas (España) o empanadas (Hispanoamérica) que se encuentra fácilmente en casi cualquier comercio de alimentación. Se trata de unos finos discos de masa ácima que, generalmente, se elaboran con harina de trigo, agua y alguna grasa.

Evidentemente, también podemos preparar la masa nosotros mismos, pero como hemos dicho que hoy estamos perezosos, estas obleas nos van al pelo, del paquete a la sartén. También hay otras tortas que pueden valer, pero las de empanada, aquí en Paraguay, son baratas, vienen sin hacer (al cocinarlas, se calentará nuestro relleno) y las de tamaño grande son del diámetro perfecto para mi sartén.

La receta

Como todos sabemos (a pesar de lo que pueda opinar un integrista) la pizza admite casi cualquier ingrediente, así que elige lo que más te guste o lo que encuentres. Como apenas va a pasar unos segundos por la sartén, si quieres incluir alguno que necesite cocinarse, es mejor que lo hagas previamente.

Ya que se hacen muy rápido, para no estar encendiendo y apagando el fuego y gastar la menor cantidad de alcohol posible, preparo todo con antelación y las hago todas seguidas, una detrás de otra. Los paquetes de masa más pequeños que he encontrado son de 12 unidades, así que el día que toca pizza me busco un comensal o me doy un atracón. Otras veces uso otra oblea como tapa y me guardo esos «bocadillos» para más tarde.

Utensilios

  • Cocina de camping. Actualmente uso una cocina de alcohol Trangia Mini que dispone de todo lo imprescindible: quemador, olla y sartén. Pero vale cualquiera, la que tengas.
  • Sartén. Mejor si es antiadherente. La sartén de mi cocina tiene 15 cm de diámetro.
  • Recipiente. Olla, cuenco o similar.
  • Palillos chinos.
  • Cuchara.

Ingredientes

  • Obleas de empanada. O tapas de empanada, o masa de empanadillas, o como quiera que se llamen allí donde estés. Se encuentran en varios tamaños y cantidades en la sección de refrigerados.
  • Tomate triturado. Siempre suele haber disponible. En Paraguay hay estantes enteros dedicados al tomate triturado y las salsas para pizza, eso es una ventaja, porque además hay envases muy pequeños, perfectos para el cocinero solitario.
  • Jamón cocido. O lo que te guste, es lo que lleva la de la foto.
  • Queso. El que encuentres que mejor se funda.
  • Especias y hierbas al gusto. Para mí es fundamental darle alegría. Suelo usar una mezcla de ajo deshidratado, orégano, pimentón y cayena (ají picante). Si tengo alguna hierba fresca a mano también la pongo.

Preparación

  • Mezcla el tomate con el ingrediente principal y sazónalo. No es imprescindible, pero facilita el montaje en cadena. Si el ingrediente principal (o ingredientes) necesita ser cocinado, hazlo previamente.
  • Calienta la sartén. Si puedes regular la llama de tu cocina, ponla a tope hasta que la sartén esté caliente.
  • Cocina todas las obleas, una a una, solo por un lado. Coloca una oblea sobre la sartén hasta que la superficie se llene de burbujas y el color cambie a blanco mate. Solo tardará unos segundos. Resérvalo (puedes envolverlo en un trapo o en papel. O no) y continúa con el resto.
  • Coloca los ingredientes sobre el lado cocinado, en el orden y cantidad que prefieras.
  • Termina la pizza. Devuelve la oblea a la sartén, sobre el lado sin hacer (los ingredientes hacia arriba, puñeta) y déjala unos segundos. Puedes levantarla por un lado con ayuda de los palillos para ver cómo va y para sacarla. Opcionalmente, puedes simular el efecto horno tapando la sartén con una olla o un plato, por ejemplo.
  • ¡A comer! Como soy un ansioso, me las voy comiendo según van estando listas y preparo la siguiente.

Otros usos de la masa

Mi abuela Lola las freía en aceite y después las espolvoreaba con azúcar.


Maksim probando el relleno

6 comentarios

  1. A mí,que no soy cocinero,el invento de la pizza vaga me parece genial. Muchas gracias por la idea y que continúe ese superviaje sin grandes sobresaltos,
    Mucha suerte y un abrazo.

    1. Perfecta para los no cocineros. Calentar, poner cosas encima y a comer.

  2. Lo mejor de acampar es preparar la comida, extraño nuestra cocinadas en la sierra. Se ve deli la pizza vaga!


Visita la tienda
Por cada libro vendido
3 litros
de agua en Argentina
crossmenu